Que ningún gasto te tome por sorpresa

Equipo Bold · – Lectura de 2 minutos
Que ningún gasto te tome por sorpresa

Los gastos inesperados se pueden presentar en cualquier momento y aunque no puedes predecir lo que va a suceder en el futuro si puedes prepararte para que no te sorprendan.

¡Planificar, prevenir y ahorrar te ayudará a afrontar cualquier gasto sorpresa!

Normalmente tenemos un presupuesto claro de nuestros gastos mensuales y diarios. Pero, ¿Qué pasaría si por ejemplo se te presenta alguna reparación de emergencia en tu hogar? ¿Si de repente tienes que asumir un gasto médico adicional? ¿De dónde saldría el dinero para cubrir todo esto? Por eso queremos darte estos consejos, recuerda que siempre es mejor prevenir.

¡5 tips para estar listos para gastos imprevistos!

1. Haz tu presupuesto personal. Registra tus ingresos mensuales, dale prioridad a los gastos más importantes y diferencia los gastos fijos de los que puedan llegar a variar. También las fechas en las que debes realizar los pagos. Esto te permitirá tener claridad respecto a tu dinero y te ayudará a evitar gastos innecesarios.

2. Controla tus cuentas. Controla tu dinero, revisa periódicamente tus extractos y registra todos los movimientos de dinero que haces al mes en un cuaderno o en un archivo de excel. Recuerda que es mejor apuntarlo todo porque si llevas las cuentas de los ingresos y egresos en tu memoria, es posible que en algún momento las puedas olvidar.

3. Anticipa posibles gastos extras. Identifica qué situaciones cotidianas podrían llegar a generarte un gasto sorpresivo y calcula los montos aproximados que necesitarías para afrontarlas, por ejemplo: reparación o mantenimiento de un electrodoméstico, una emergencia médica, ocasiones especiales y regalos.

4. Crea un fondo de emergencias. Destina un monto de ahorro para las emergencias. La cantidad dependerá de las situaciones que previamente definiste como un gasto extra. Esto te mantendrá preparado para asumir cualquier imprevisto sin afectar tu economía. Ten en cuenta que puedes ir sumando de a poco hasta que tengas el dinero completo.

5. Ahorra. Separa un porcentaje de tus ingresos mensuales para tu ahorro. No importa cuánto, lo importante es que lo hagas mensualmente. Este dinero lo podrás invertir en tus proyectos personales y evitará que tengas que endeudarte.

Es el momento de tomar el control de todos tus gastos y proyectar tu crecimiento financiero.